Shop Now Login/Register View Quote View Cart
1.800.221.5175
Catechetical Programs
Christ In Us, Parish Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
Christ In Us, School Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Believe Catholic Identity, Parish Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Believe Catholic Identity, School Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Live Our Faith Catholic Identity Edition Grades 7 - 8 View Details | Buy Now
Our Catholic Faith Grades 4 - 6 View Details | Buy Now
One Faith, One Lord Grades 7 - Adult View Details | Buy Now
Discovering God Ages 3 - 5 View Details | Buy Now
God's Own Making Grades 4 - 8 View Details | Buy Now
Between You and Your Child Grades K - 8 View Details | Buy Now
Sacrament Programs
Core
Believe • Celebrate • Live Reconciliation Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Eucharist Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Ages 12–15 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Restored Order Ages 7–9 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Reconciliation and Eucharist Intermediate Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
We Believe and Celebrate Baptism View Details | Buy Now
Supplemental
We Gather in Prayer Kit Grades K–Adult Buy Now
My Reconciliation and Prayer Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
My Mass Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
We Believe and Pray Grades 4–6 View Details | Buy Now
Catechetical Bilingual
Creemos Identidad católica Grades K–6 View Details | Buy Now
Vivimos nuestra fe Grades 7–8 View Details | Buy Now
Nuestra fe catolica Grades 4–6 View Details | Buy Now
Una sola fe, un solo Señor Grades 7–Adult View Details | Buy Now
Entre usted y sus hijos Buy Now
Sacrament Bilingual
Core
Creer • Celebrar • Vivir Reconciliación Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Eucaristía Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación Ages 12–15 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Reconciliación y Eucaristía - Intermedio Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación-Restauración del orden sacramental Ages 7–9 View Details | Buy Now
Creemos y celebramos Bautismo View Details | Buy Now
Supplemental
Mi Reconciliación y libro de oración Ages 7–9 View Details | Buy Now
Mi libro de la Misa Ages 7–9 View Details | Buy Now
Lifelong Learning
Bibles
The Compass Bible for Catholic Teens Buy Now
My Big Book of Catholic Bible Stories Buy Now
La Biblia católica para jóvenes Buy Now
Adult Resources
Everything About Parish Ministry I Wish I Had Known Buy Now
Becoming a Parish of Mercy Buy Now
The Wounded Body of Christ Buy Now
Missionary Discipleship Buy Now
Catechism
YOUCAT Youth Catechism of the Catholic Church Buy Now
Catechism of the Catholic Church Buy Now
United States Catholic Catechism for Adults Buy Now
General Directory of Catechesis Buy Now
National Directory of Catechesis Buy Now
YOUCAT: Catecismo Joven de la Iglesia Católica Buy Now
The NEW Directory for Catechesis–Highlights and Summaries Buy Now
Directory For Catechesis (New Edition) Buy Now
Directory For Catechesis (Spanish New Edition) Buy Now
Prayer Books
YOUCAT: The Youth Prayer Book Buy Now
Parent's Guide to Prayer Buy Now
Prayerbook for Catechists Buy Now
Sagrada Biblia: Dios Habla Hoy Buy Now
SR_Blog_Hero_Spa_Glass_1920x200

Septiembre 17, 2020 SP Temas - Discipulado misionero, SP Temas - Oracion, SP PD - Lideres, SP PD - Catequetico

El nuevo Directorio General para la Catequesis: Discipulado misionero

El nuevo Directorio General para la Catequesis (GDC, por sus siglas en inglés) se publicó el 25 de junio de 2020. En este artículo, exploraremos cómo el nuevo GDC enfatiza el discipulado misionero y lo que significa para los catequistas, padres y estudiantes. Además, descargue una Estampa de oración Misionero gratuita que puede utilizar en su programa de formación en la fe para profundizar en el tema del discipulado misionero.

el-nuevo-directorio-para-la-catequesis-discipulado-misionero

La Iglesia necesita discípulos misioneros

Como se mencionó en publicaciones anteriores, muchos católicos están dejando la Iglesia. Si bien esta realidad es sombría, también ofrece una oportunidad para que la Iglesia cambie y crezca . . . ¡y eso es exactamente lo que está pasando!

Desde el papa emérito Benedicto XVI hasta el papa Francisco, gran parte de la atención de la Iglesia se ha dedicado a la evangelización, específicamente a cómo los discípulos se convierten en discípulos. El discipulado misionero es un término que ha ganado popularidad con el papa Francisco. Se trata de discípulos que son proactivos e intencionados cuando se trata de buscar oportunidades para encontrar a Cristo y ayudar a otros a hacer lo mismo. Los discípulos misioneros siempre están atentos a la actividad de Dios en sus vidas; están motivados por el gozo de compartir las bendiciones de Dios con los demás.

 

 

Los discípulos misioneros siempre están atentos a la actividad de Dios en sus vidas; están motivados por el gozo de compartir las bendiciones de Dios con los demás.

El discipulado misionero conduce a una vida de fe más rica y plena

El discipulado misionero es un enfoque interpersonal de la evangelización. Como se indicó en publicaciones anteriores, requiere un compromiso para involucrar a otros a nivel personal y profundizar esa relación para permitir que se comparta la fe. En otras palabras, el discipulado misionero no comienza con lo que podemos hacer por Dios, sino con lo que Dios quiere hacer, a través de nosotros, por los demás.

Además, la fe no se vive ni se realiza plenamente hasta que estemos completamente comprometidos en compartirla. Esto no significa que nos convertimos en predicadores o “fanáticos religiosos” en una esquina de la calle, solo significa que nuestra experiencia de fe es más profunda y rica, y abarca más que simplemente recibirla. Estamos llamados a compartirla; y al compartir la fe, ¡la recibimos aún más! Muchos católicos a menudo no experimentan (o nunca lo hacen) el don de compartir su fe con otros. O no saben que deben hacerlo, y que el beneficio de hacerlo es un mayor compromiso personal con Cristo y una experiencia más vibrante de la fe como fe en acción, o no se sienten cómodos al compartir la fe porque no se sienten preparados.

Jesús llama a todos a compartir su palabra y misión con nuestra comunidad. Aceptemos esa misión y defendámosla en cada oportunidad que se nos presente. Descargue la Estampa de oración Misionero y compártala en la comunidad.

Descargue la Estampa de oración Misionero y compártala en la comunidad.

Descargar ahora

Download Now

El discipulado misionero comienza con el deseo de salir

 

El discipulado misionero comienza con la propia relación de uno con Jesucristo. La palabra "misionero" implica salir a alguna parte. Si bien los discípulos ciertamente van a lugares para difundir la palabra de Dios, también están llamados a salir de su zona de confort. Con esto en mente, volvemos a la propia relación del discípulo con Jesús: ¿Existe una dinámica de llamada y respuesta? ¿Jesús le pide que comparta su amor con los demás de forma más intencionada? Si es así, ¿con quién le llama a compartirlo? ¿Cómo luce eso? En resumen, la propia espiritualidad de un discípulo misionero debe ser dinámica, y apuntar hacia afuera para involucrar a otros. Para algunos, esto no es fácil. Pero incluso los más introvertidos están llamados a ser más misioneros en su papel de discípulos.

 

El discipulado misionero comienza con la propia relación de uno con Jesucristo...La propia espiritualidad de un discípulo misionero debe ser dinámica, y apuntar hacia afuera para involucrar a otros.

Tres grupos de discípulos misioneros

Catequistas

Como discípulos misioneros, los catequistas están llamados a involucrar a los estudiantes a través de una enseñanza profunda y de su testimonio personal de fe. Los dos van de la mano. En la práctica, los catequistas podrían enseñar acerca de la Trinidad (tres personas, un Dios) y luego explicar cómo conocer al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ha marcado una diferencia en sus vidas. Además, el catequista se esforzará por ayudar a los estudiantes a relacionarse con cada persona de la Trinidad y, en su propio idioma, describir por qué cada una es significativa para ellos. Parte de enseñar la fe es nuestra capacidad de compartirla a nivel personal. El discípulo misionero (o catequista misionero en este caso) está más que dispuesto a hacerlo.

Exploraremos el discipulado misionero y las formas de ayudar a los estudiantes y las familias a convertirse en mensajeros entusiastas del Evangelio, tanto en la clase como en el hogar. 

Padres

El padre o la madre también están llamados a salir a ser misioneros. Si bien esto puede sonar extraño, al principio, piense en todas las oportunidades que tienen las mamás y los papás para catequizar a sus hijos. La catequesis no solo se lleva a cabo en el hogar, sino que, como señala el nuevo Directorio para la Catequesis, puede realizarse en cualquier lugar, en cualquier momento. Pasamos mucho tiempo en línea estos días. Nuestras propias redes sociales son el lugar perfecto para el discipulado misionero. Considere compartir una imagen religiosa o una obra de arte, o una cita de la Escritura con sus amigos, y mire a dónde va la conversación. En pocas palabras: la catequesis es apropiada siempre y cuando haya dos o más personas reunidas en la fe, ya sea en persona o en línea. El nuevo Directorio se refiere a esto como "catequesis casual". Pero los padres no siempre se sienten cómodos para aprovechar los momentos de enseñanza que ofrece la vida diaria; y la mayoría de las veces, y me incluyo, ni siquiera notamos estos momentos cuando ocurren. Necesitan el apoyo de sus catequistas, pastores, diáconos y su comunidad.

Estudiantes

Los jóvenes de hoy tienen un papel vital por desempeñar en la evangelización. Los niños tienden a ser los más honestos acerca de lo que saben y lo que no saben, y tienden a hacer algunas preguntas bastante difíciles cuando se trata de la fe. ¡Y todo esto es genial! Si bien compartir lo que sabemos es una parte importante de la evangelización, un estudiante misionero es alguien que busca oportunidades para demostrar su fe. Esto se puede dar mediante actos de servicio o pequeñas acciones (ocultas) realizadas con gran amor. Como dice la película, Regreso del Todopoderoso, Actuar con Respeto, Cariño y Amor. En la película, son estos pequeños actos los que llevan a Evan a construir un arca que salva a su comunidad de una terrible inundación.

 

Los jóvenes de hoy tienen un papel vital por desempeñar en la evangelización...Si bien compartir lo que sabemos es una parte importante de la evangelización, un estudiante misionero es alguien que busca oportunidades para demostrar su fe.

Tres prácticas diarias que te ayudarán a convertirte en un discípulo misionero

Convertirse en un discípulo misionero es fácil. Lo difícil es el compromiso. Para ser un discípulo misionero, es necesario hacer las siguientes tres cosas todos los días:

1.) Ofrezca su día a Dios
Tan pronto como se despierte, pida a Dios, en oración, que le muestre lo que quiere para usted este día. La voluntad de Dios para nosotros nos lleva a muchas aventuras dentro del contexto de nuestras vidas "ordinarias". Cuando comenzamos nuestro día con lo que Dios quiere para nosotros, ¡no podemos equivocarnos! Incluso cuando ocurren dificultades y decepciones (y siempre suceden), saber que le ofrecimos nuestro día a Dios nos da la tranquilidad de que Él nos respalda sin importar lo que pase.
 
2.) Pide a Dios un deseo de discípulo
Pida a Dios el deseo de buscar oportunidades para crecer y compartir la fe con otros hoy. El deseo de discipular es una gracia; por tanto, debemos pedirlo. Y lo pedimos todos los días, al igual que pedimos nuestro "pan de cada día". Además, crecer en la fe puede ser tan fácil como orar de manera más constante, desempolvar su Biblia y leer los Evangelios, inscribirse en una clase de formación en la fe para adultos u ofrecerse como voluntario para una oportunidad de servicio.
 
3.) Manténgase cerca de los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía
Manténgase cerca de los sacramentos. Son el medio principal de recibir la gracia de Dios. Si bien siempre podemos orar y pedir a Dios que esté con nosotros (y Él siempre estará allí), los sacramentos son las formas privilegiadas en las que Jesús eligió venir a nosotros. Para el discípulo misionero, los dos sacramentos más importantes son la Reconciliación y la Eucaristía. El primero perdona nuestros pecados y el segundo alimenta nuestras almas.
 

CCV_Euca_Recon_App_Intermediate_600px

Ver_ahora_3393b2_@2X

 

Conclusión

El discipulado misionero es un llamado a involucrar a otros de maneras significativas que conduzcan a una conversión más profunda a Cristo. También satisface la importante necesidad de fomentar el compañerismo y la comunidad cristiana en nuestra iglesia. Aunque estamos en línea la mayor parte del tiempo en estos días, aún podemos ser discípulos misioneros al participar en foros de discusión basados en la fe, en oportunidades de aprendizaje y usar nuestras propias redes sociales para compartir las buenas nuevas con los demás.

 

 

 

Artículos relacionados: