Shop Now Login/Register View Quote View Cart
1.800.221.5175
Catechetical Programs
Christ In Us, Parish Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
Christ In Us, School Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Believe Catholic Identity, Parish Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Believe Catholic Identity, School Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Live Our Faith Catholic Identity Edition Grades 7 - 8 View Details | Buy Now
Our Catholic Faith Grades 4 - 6 View Details | Buy Now
One Faith, One Lord Grades 7 - Adult View Details | Buy Now
Discovering God Ages 3 - 5 View Details | Buy Now
God's Own Making Grades 4 - 8 View Details | Buy Now
Between You and Your Child Grades K - 8 View Details | Buy Now
Sacrament Programs
Core
Believe • Celebrate • Live Reconciliation Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Eucharist Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Ages 12–15 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Restored Order Ages 7–9 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Reconciliation and Eucharist Intermediate Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
We Believe and Celebrate Baptism View Details | Buy Now
Supplemental
We Gather in Prayer Kit Grades K–Adult Buy Now
My Reconciliation and Prayer Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
My Mass Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
We Believe and Pray Grades 4–6 View Details | Buy Now
Catechetical Bilingual
Creemos Identidad católica Grades K–6 View Details | Buy Now
Vivimos nuestra fe Grades 7–8 View Details | Buy Now
Nuestra fe catolica Grades 4–6 View Details | Buy Now
Una sola fe, un solo Señor Grades 7–Adult View Details | Buy Now
Entre usted y sus hijos Buy Now
Sacrament Bilingual
Core
Creer • Celebrar • Vivir Reconciliación Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Eucaristía Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación Ages 12–15 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Reconciliación y Eucaristía - Intermedio Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación-Restauración del orden sacramental Ages 7–9 View Details | Buy Now
Creemos y celebramos Bautismo View Details | Buy Now
Supplemental
Mi Reconciliación y libro de oración Ages 7–9 View Details | Buy Now
Mi libro de la Misa Ages 7–9 View Details | Buy Now
Lifelong Learning
Bibles
The Compass Bible for Catholic Teens Buy Now
My Big Book of Catholic Bible Stories Buy Now
La Biblia católica para jóvenes Buy Now
Adult Resources
Everything About Parish Ministry I Wish I Had Known Buy Now
Becoming a Parish of Mercy Buy Now
The Wounded Body of Christ Buy Now
Missionary Discipleship Buy Now
Catechism
YOUCAT Youth Catechism of the Catholic Church Buy Now
Catechism of the Catholic Church Buy Now
United States Catholic Catechism for Adults Buy Now
General Directory of Catechesis Buy Now
National Directory of Catechesis Buy Now
YOUCAT: Catecismo Joven de la Iglesia Católica Buy Now
Prayer Books
YOUCAT: The Youth Prayer Book Buy Now
Parent's Guide to Prayer Buy Now
Prayerbook for Catechists Buy Now
Sagrada Biblia: Dios Habla Hoy Buy Now
SR_Blog_Hero_Spa_Glass_1920x200

Agosto 26, 2020 SP Recursos - Actividades, SP PD - Lideres, SP Temas - Catequesis, SP PD - Catequetico

El nuevo Directorio para la Catequesis: el arte del acompañamiento

Esta es la segunda publicación del blog de una serie de cuatro partes dedicada a evangelizar la catequesis: un tema clave del nuevo Directorio para la Catequesis. Vea la primera publicación sobre Encuentro aquí. Esta publicación se centrará en el arte del acompañamiento en general. En esta publicación, también encontrará citas del Papa Francisco y una breve serie de preguntas y respuestas para ayudarlo a profundizar en el tema del acompañamiento. La tercera publicación tratará el tema de cómo acompañar a otros en la catequesis.

nuevo-directorio-para-la-catequesis-el-arte-del-acompanamiento

El arte del acompañamiento en la catequesis HOY

Como expliqué en la primera publicación de esta serie, las conversiones a la fe católica han disminuido y el número de católicos que abandonan ha aumentado. Ha sido así durante algún tiempo. De hecho, por cada católico recién bautizado, ¡seis abandonan la Iglesia! Esta realidad es impactante y deja en claro la necesidad de reconsiderar la forma en que hacemos ministerio.

Uno de los ministerios más importantes de la Iglesia es la catequesis. Mientras que tradicionalmente la catequesis tenía como objetivo profundizar la conversión inicial a la fe suscitada por la evangelización, hoy en día, los catequistas están encontrando cada vez más niños, adolescentes y adultos en la catequesis formal (Religión, Preparación Sacramental, Rito de Iniciación Cristiana de Adultos, etc.) sin haber hecho un compromiso inicial con la fe en Cristo. En otras palabras, no se han convertido. En vista de esta situación, el Papa Francisco ha liderado los esfuerzos de volver a una catequesis más impulsada por el mensaje del evangelio, a veces denominada "catequesis kerigmática" o "catequesis evangelizadora". Esta catequesis incorpora los temas de Encuentro, Acompañamiento y Discipulado Misionero.

Esta publicación se centrará en la naturaleza del acompañamiento y explicará por qué es tan necesario ahora. El acompañamiento es un paso esencial para revertir la ola de católicos que abandonan la Iglesia.

Descargue Una reflexión sobre el acompañamiento: citas del Papa Francisco y úsela para profundizar en el arte del acompañamiento.

REL_SP_DL_AccompanimentReflection_Thumb_@2X

Descargar ahora

Download Now

Cuando la religión deja de ser significativa

¿Qué atrae a las personas hacia una fe o religión en particular? Los sociólogos han estudiado esta cuestión durante algún tiempo y se ha llegado a cierto consenso. Parece que la motivación principal para la conversión religiosa es la firme creencia de que las relaciones que se harán en una nueva religión o comunidad de fe serán más significativas que las relaciones actuales. (Aquí nos referimos a los jóvenes y adultos que pueden tomar la decisión de convertirse). Donde hay elección, hay un deseo de sentido. Esto no sorprende. Los seres humanos siempre están en la búsqueda de un sentido mayor, por lo cual la religión sigue siendo una parte esencial de los seres humanos, y es también por lo cual las grandes y clásicas preguntas de la vida son "grandes" para empezar (por ejemplo, "¿Por qué estoy aquí?", "¿Adónde voy?", "¿La vida y la muerte tienen algún propósito?"). Cuando la vida deja de ser significativa, sucumbimos a todo tipo de cosas como depresión, ansiedad, abatimiento y apatía. Sin un sentido, dejamos de vivir y, en cambio, simplemente existimos.

El significado como esencia para la vida es el tema del famoso libro "El hombre en busca de sentido" de Victor Frankl. El libro de Frankl habla de su tiempo en un campo de trabajo nazi. Allí observó que el sentido (o el propósito) era esencial para mantenerse con vida. Aquellos que no tenían algo o alguien por quien vivir simplemente murieron antes que otros.

 

Tener un propósito es lo que mantuvo vivo a Frankl en ese infierno en la tierra.

Cuando la gente no puede empezar a (o ya no puede) descubrir el significado en su religión y/o comunidad religiosa... comienzan a buscar pastos más verdes.

Al poner todo este discurso sobre el sentido en un contexto religioso, observamos que cuando las personas no pueden (o ya no pueden) empezar a descubrir un nuevo sentido en su religión o comunidad religiosa, cuando la vida de fe parece estar en terapia intensiva (por ejemplo, "la Misa es aburrida", la falta de interés en aprender más, "la oración es difícil y parece inútil", la comunidad parece no apoyarla, etc.), la gente comienza a buscar pastos más verdes. ¿Y quién puede culparlos? Si bien la Iglesia no puede obligar a las personas a quedarse, puede persuadirlas. Ofrecer acompañamiento.

El acompañamiento es esencial para la fe

El acompañamiento no es solo un enfoque o una metodología catequética; es una forma de ser iglesia. El acompañamiento se trata de construir relaciones basadas en el respeto, la confianza y el amor, que son la base de la evangelización y la catequesis. Las relaciones forman la base de cualquier religión o comunidad de fe. Son los nervios del cuerpo religioso.

Si el acompañamiento es tan esencial para la fe, es muy probable que se esté preguntando por qué su aparición es tan reciente en el discurso católico. La verdad es que el acompañamiento siempre ha existido, pero se lo ha conocido por otros nombres, como "vida comunitaria", "servicio" o "ministerio pastoral". El acompañamiento siempre ha estado presente de alguna forma en el ministerio de la iglesia, especialmente en la celebración de los sacramentos. Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Por qué no todos estamos acompañando a los demás como deberíamos?

Un obstáculo fundamental para el acompañamiento ha sido la intuición "estadounidense" (que reside en el nivel del subconsciente) de que la fe es un asunto privado. Como dice el viejo dicho: nunca hable de religión ni de política en la mesa. Muchos que ven a la fe como una cuestión personal se acercan a la fe con un sentido de fuerte individualismo que se describe mejor con la frase "Jesús y yo".

 

Si bien Jesús nos ama a cada uno de una forma única e individual, también nos llama a unirnos para adorarnos y servirnos unos a otros. El principal mandamiento de Jesús capta este vínculo entre la fe privada y la fe pública: Ama a Dios y ámense los unos a los otros.

El acompañamiento no es solo un enfoque o una metodología catequética; es una forma de ser iglesia. El acompañamiento se trata de construir relaciones basadas en el respeto, la confianza y el amor, que son la base de la evangelización y la catequesis.

Desafortunadamente, nuestro sentido de fe individual a menudo se antepone ante nuestro sentido de fe colectiva, que es precisamente el tipo de fe que esperamos expresar durante la Misa (o cualquier liturgia). Somos, después de todo, el cuerpo de Cristo. Estamos llamados por Dios, a trabajar juntos en beneficio de todos. Y también somos salvados juntos, porque es imposible amar a Dios sin amar al prójimo. "Jesús y yo" no se puede separar de "Jesús y nosotros".

Convertirse en un artesano del acompañamiento

Dicho esto, el acompañamiento, según la forma en que se describe en la exhortación del Papa Francisco de 2013, "La alegría del Evangelio", es una visión de la iglesia donde los discípulos descubren gradualmente la importancia de compartir la fe (dentro y fuera de la Misa) de una manera que construya la confianza y la caridad individual y colectiva. La exhortación de Francisco deja en claro que todo católico debe convertirse en un artesano del acompañamiento. Esto no es algo que pueda o deba dejarse solo a los especialistas o profesionales religiosos. El acompañamiento comienza cuando los creyentes identifican su necesidad por Cristo dentro de su necesidad por otros.

El acompañamiento se enfoca en fomentar las relaciones interpersonales. Es una forma de conectar la fe y la experiencia de vida; el amor a Dios y el amor al prójimo. El acompañamiento tiene tres fases: encuentro, compartir experiencias de fe e instrucción sistemática. Cada fase incluye ciertas acciones y actitudes que Francisco ha identificado y elaborado. (Ya escribí sobre las acciones del Encuentro en la primera publicación).

Empezar

El objetivo del acompañamiento es alentar (o resucitar) la conversión a Cristo cultivando relaciones significativas basadas en el respeto, la confianza y el amor. Al reconocer que las relaciones significativas son clave para la conversión religiosa, el acompañamiento es un proceso que cuenta con aplicaciones que van más allá de la catequesis: Es una forma de ser iglesia hoy.

Descargue Una reflexión sobre el acompañamiento: citas del Papa Francisco y compártala en su hogar y/o parroquia para alentar a otros a reflexionar sobre las maneras en que pueden cultivar relaciones significativas dentro de la comunidad de la fe.