Shop Now Login/Register View Quote View Cart
1.800.221.5175
Catechetical Programs
We Believe Catholic Identity, Parish Edition Grades K–6 View Details | Buy Now
We Believe Catholic Identity, School Edition Grades K–6 View Details | Buy Now
We Live Our Faith Catholic Identity Edition Grades 7–8 View Details | Buy Now
Our Catholic Faith Grades 4–6 View Details | Buy Now
One Faith, One Lord Grades 7–Adult View Details | Buy Now
Discovering God Ages 3–5 View Details | Buy Now
God's Own Making Grades 4–8 View Details | Buy Now
Between You and Your Child Grades K–8 View Details | Buy Now
Sacrament Programs
Core
Believe • Celebrate • Live Reconciliation Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Eucharist Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Ages 12–15 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Restored Order Ages 7–9 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Reconciliation and Eucharist Intermediate Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
We Believe and Celebrate Baptism View Details | Buy Now
Supplemental
We Gather in Prayer Kit Grades K–Adult Buy Now
My Reconciliation and Prayer Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
My Mass Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
We Believe and Pray Grades 4–6 View Details | Buy Now
Catechetical Bilingual
Creemos Identidad católica Grades K–6 View Details | Buy Now
Vivimos nuestra fe Grades 7–8 View Details | Buy Now
Nuestra fe catolica Grades 4–6 View Details | Buy Now
Una sola fe, un solo Señor Grades 7–Adult View Details | Buy Now
Entre usted y sus hijos Buy Now
Sacrament Bilingual
Core
Creer • Celebrar • Vivir Reconiliación Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Eucaristia Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación Ages 12–15 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Reconciliación y Eucharisita Intermedio Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación-Restauración del orden sacramental Ages 7–9 View Details | Buy Now
Creemos y celebramos Bautismo View Details | Buy Now
Supplemental
Mi Reconciliación y libro de oración Ages 7–9 View Details | Buy Now
Mi libro de la Misa Ages 7–9 View Details | Buy Now
Lifelong Learning
Bibles
The Compass Bible for Catholic Teens Buy Now
My Big Book of Catholic Bible Stories Buy Now
La Biblia católica para jóvenes Buy Now
Adult Resources
Everything About Parish Ministry I Wish I Had Known Buy Now
Catechism
YOUCAT Youth Catechism of the Catholic Church Buy Now
Catechism of the Catholic Church Buy Now
United States Catholic Catechism for Adults Buy Now
General Directory of Catechesis Buy Now
National Directory of Catechesis Buy Now
YOUCAT: Catecismo Joven de la Iglesia Católica Buy Now
Catecismo Católica de los Estados Unidos para adultos Buy Now
Prayer Books
YOUCAT: The Youth Prayer Book Buy Now
Parent's Guide to Prayer Buy Now
Prayerbook for Catechists Buy Now
Sagrada Biblia: Dios Habla Hoy Buy Now

Julio 1, 2019 SP Recursos - Oracion, SP Temas - Oracion

Una guía para la oración de verano para católicos

Cuanto más oramos, más cerca estamos de Dios que nos ama. Todos los días deberíamos poder encontrar un tiempo para orar de alguna manera a nuestro Dios amoroso. Descargue un kit GRATIS de varias oraciones de verano que se pueden utilizar en la casa o en el programa de educación religiosa católica.

una-guia-para-la-oracion-de-verano

Una guía para la oración de verano para católicos

¿Qué es la oración?

La oración es una conversación con Dios. Dios nos habla en nuestros corazones y nosotros escuchamos. En oración, respondemos a Dios en el nombre de Jesús. Hablamos con Dios como un Padre que nos ama y elevamos nuestras mentes y nuestros corazones hacia él.

En una reunión con miembros de la “Fraternidad Católica de las Comunidades y Asociaciones Carismáticas de Alianza en Roma un otoño de 2014, el Papa Francisco usó la metáfora de inhalar y exhalar para describir una vida de oración: “La respiración se compone de dos etapas: la inhalación, la entrada del aire, y la exhalación, la salida del aire. La vida espiritual se alimenta y se nutre mediante la oración y se expresa exteriormente a través de la misión: inhalar y exhalar. Cuando inhalamos, mediante la oración, recibimos el aire fresco del Espíritu Santo. Al exhalar este aire, anunciamos a Jesucristo resucitado por el mismo Espíritu. Nadie puede vivir sin respirar. Es lo mismo para el cristiano: sin alabanza y sin misión no hay vida cristiana” (Discurso a la Fraternidad Católica de las Comunidades y Asociaciones Carismáticas de Alianza, 31 de octubre de 2014).

La oración es, entonces, como la inhalación del aire. La vida de oración nos permite exhalar o compartir el amor de Dios en el mundo. La oración fortalece nuestra relación con Dios Padre y nos guía en nuestro camino de fe.

Descargue un kit que lo ayudará a orar durante todo el verano, y que ofrece un compendio de oraciones para las vacaciones de verano y todos los momentos.

Descargue un kit que lo ayudará a orar durante todo el verano, y que ofrece un compendio de oraciones, perfecto tanto para las vacaciones de verano como para los momentos cotidianos durante los meses de verano.Kit de oración del verano Descargar ahora

Summer Prayer Kit Download Now

¿Cómo y por qué oramos?

Como católicos, oramos abriendo nuestros corazones y nuestras mentes a Dios. Hay muchas formas de orar. Podemos orar solos o acompañados. Oramos juntos en la liturgia y en los sacramentos. Cuando oramos, nos unimos a Jesús y a la Iglesia. Podemos orar en silencio o en voz alta. Podemos orar con o sin palabras, concentrándonos en Dios. Podemos utilizar oraciones tradicionales u oraciones originales.

La oración está en el corazón de la vida cristiana. Dios siempre está listo para escuchar nuestra oración, y nuestra oración nos ayuda a acercarnos más a Dios. Dios quiere que vivamos en su amistad, amor y paz. Hacemos esto por amor a Dios y al prójimo. Cuando oramos para pedir fortaleza para conocer y hacer la voluntad de Dios, nuestra oración está siendo verdaderamente guiada por Dios.

 

Como católicos, oramos abriendo nuestros corazones y nuestras mentes a Dios.

¿Quién y qué nos enseña y nos ayuda a orar?

Aprendemos a orar con el ejemplo de Jesús, especialmente en la oración del Padrenuestro. Jesús oró a Dios con paciencia y confianza.

Los padres y catequistas comparten la tarea de ayudar a los niños a orar. Muchos católicos aprenden sus primeras oraciones en la casa, con sus padres. Cuando los padres oran con sus hijos y comparten tradiciones de oración familiar, enriquecen la catequesis de sus hijos. Las oraciones que aprendemos de niños nos guían a amar y cuidar a nuestras familias y nos ayudan a entender que Dios es nuestro Padre y que somos parte de su familia. Desde allí, aprendemos a amar y cuidar a los demás.

Como Iglesia, somos guiados por el Espíritu Santo para orar. La Comunión de los Santos ora con nosotros y por nosotros. También tenemos la Palabra de Dios, la liturgia de la Iglesia y las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad, que son fuentes de oración.

Formas de oración

Somos guiados por el Espíritu Santo para llevar a cabo estas formas de oración: adoración, bendición, petición, intercesión, acción de gracias y alabanza.

  • En las oraciones de adoración, mostramos nuestro amor a Dios como nuestro Creador y Salvador
  • En las oraciones de bendición, dedicamos alguien o algo a Dios o realizamos algo sagrado en el nombre de Dios. Puesto que Dios nos bendice con muchos dones, podemos orar por su bendición sobre las personas y las cosas
  • En las oraciones de petición, pedimos algo de Dios, como el perdón
  • En las oraciones de intercesión, pedimos algo en nombre de una persona o un grupo de personas
  • En las oraciones de acción de gracias, mostramos nuestra gratitud a Dios por todo lo que nos ha dado
  • En las oraciones de alabanza, damos gloria a Dios por ser Dios

En resumen

Hay muchas formas de orar. No importa el tipo de oración que utilicemos, Dios escucha todas nuestras oraciones. Cuanto más oramos, más cerca estamos de Dios que nos ama. Todos los días deberíamos poder encontrar un tiempo para orar de alguna manera a nuestro Dios amoroso.