1.800.221.5175
Catechetical Programs
Christ In Us Grades K–6
Parish
School
Bilingual
We Believe, Catholic Identity Grades K–6
Parish
School
Bilingual
We Live Our Faith, Catholic Identity Grades 7–8
English
Bilingual
One Faith, One Lord Grades 7–Adult
English
Bilingual
Our Catholic Faith Grades 4–6
English
Bilingual
God’s Own Making
Grades 4-8
Discovering God
Ages 3–5
Between You and Your Child
English
Spanish
Catechetical Bilingual
Cristo en nosotros
Cursos 1–6
Creemos Identidad católica
Cursos K–6
Vivimos nuestra fe
Cursos 7–8
Nuestra fe católica
Cursos 4–6
Una sola fe, un solo Señor
Cursos 7–Adulto
Entre usted y sus hijos
Cursos K–8
Sacraments Programs
Believe • Celebrate • Live | Bilingual Edition Ages 7–15
Reconciliation Primary
Eucharist Primary
Reconciliation & Eucharist Intermediate
Confirmation Restored Order
Confirmation
We Believe and Celebrate
Baptism
Spanish Edition
Prayer Books
My Reconciliation and Prayer Book, Ages 7–9
Mi Reconciliación y libro de oración, Edades 7–9
My Mass Book, Ages 7–9
Mi libro de la Misa, Edades 7–9
We Believe and Pray, Grades 4–6
We Gather in Prayer Kit
Grades K–Adult
Sacraments Bilingual
Creer • Celebrar • Vivir Edades 7–15
Reconciliación Primaria
Eucaristía Primaria
Reconciliación y Eucaristía Intermedio
Confirmación Restauración del orden sacramental
Confirmación
Creemos y celebramos
Bautismo
Libros de oración
Mi Reconciliación y libro de oración, Edades 7–9
Mi libro de la Misa, Edades 7–9
Lifelong Learning
Bible Resources
The Compass Bible for Catholic Teens
My Big Book of Catholic Bible Stories
YOUCAT: Youth Catechism of the Catholic Church
YOUCAT: Catecismo Joven de la Iglesia Católica
YOUCAT: The Youth Prayer Book
La Biblia católica para jóvenes
Adult Resources
Everything About Parish Ministry I Wish I Had Known
Becoming a Parish of Mercy
The Wounded Body of Christ
Missionary Discipleship
Catechism
Directory for Catechesis (New Edition)
Directory for Catechesis (Spanish New Edition)
The NEW Directory for Catechesis—Highlights and Summaries
Catechism of the Catholic Church 2nd Edition
United States Catholic Catechism for Adults
General Directory for Catechesis
National Directory for Catechesis
SR_Blog_Hero_Spa_Glass_1920x200

Junio 12, 2019 SP Recursos - Oracion, SP Recursos - Actividades, SP Recursos - Folletos, SP Recursos - Libros Electronicos, SP Temas - Valores y virtudes, SP PD - Familias

Ser una familia de fe– ¡La gratitud es la clave para un gran verano!

El verano puede ser una temporada maravillosa para las familias. Sin embargo, puede representar un desafío a la hora de conectarnos con nuestra fe católica. ¡Descarga un Kit de verano de la fe familiar que ayudará a las familias a conectarse con su fe católica durante los meses de verano!

El verano puede ser una temporada maravillosa para las familias. Sin embargo, puede representar un desafío a la hora de conectarnos con nuestra fe católica.

Cómo una familia de fe puede trabajar para desarrollar la mentalidad de gratitud este verano

La posibilidad y el desafío del verano

Ah… el verano. La calidez del sol, la lista de lecturas de verano, los niños que vuelven de la escuela al hogar, los adolescentes que comienzan sus trabajos de temporada, y, con un poco de suerte, las vacaciones familiares que esperan por nosotros.

Durante el verano, el Hijo de Dios y el sol son rivales intensos en el cielo. La Misa dominical se enfrenta a un nuevo conjunto de actividades extracurriculares divertidas y significativas. A menos que preparemos nuestro corazón y a nuestra familia, el verano puede pasar inadvertido, al igual que nuestra relación con Dios.

A menos que preparemos nuestro corazón y a nuestra familia, el verano puede pasar inadvertido, al igual que nuestra relación con Dios.

El verano nos brinda nuevas oportunidades para agradecer por lo que somos y tenemos y por quiénes nos acompañan. Ser una familia de gratitud es fundamental para ser una familia de fe. La gratitud ordena nuestras vidas naturalmente cuando la practicamos. Nuestras prioridades se acomodan de manera saludable.

Cuando nos centramos en la gratitud, Dios ocupa el primer lugar, ya que todo lo bueno proviene de Él. Asistir a la Misa dominical se vuelve importante por diferentes razones. Con la gratitud en mente, la iglesia es el lugar donde adoramos y agradecemos a Dios. No es el lugar donde tachamos una casilla de una lista de verificación de “cosas que hacer para evitar ir al infierno”, tal como se ven tentados a hacer algunos “católicos con seguro contra incendio”.

Practicar la gratitud

La gratitud comienza en nuestros corazones. Aunque suene extraño, comienza con el deseo de desear ser agradecido. Repito: para crecer en la gratitud, a veces necesitamos pedir a Dios el deseo de desear ser agradecidos. Para muchos de nosotros, por desgracia, la gratitud no es una actitud típica. A menudo nos centramos en lo que necesita arreglarse o corregirse, lo malo que debe rectificarse. La gratitud es algo que practicamos. Es un hábito… un buen hábito.

Veamos un pequeño dato curioso para católicos: ¿cómo se denomina un buen hábito? Respuesta: virtud. Si alguna vez le pidió a Dios desarrollar una virtud particular (por ejemplo, paciencia o perdón... o gratitud), sabe que Dios no chasquea los dedos y ¡zas!… lo convierte en una persona virtuosa. No existe un polvo de hadas divino que lo transforme por arte de magia. El desarrollo de una virtud cuesta trabajo. Entonces, de nuevo, dado que solemos ver lo que falta o lo que podría ser mejor, tenemos que orar por el deseo de desear ser agradecidos.

Oportunidades naturales para la gracia y el crecimiento

El verano nos brinda muchas oportunidades para cultivar la gratitud en nuestras familias. Muchas de estas oportunidades se presentan de forma natural. No es necesario prepararse con antelación. Sin embargo, debemos ser conscientes de estas oportunidades naturales para la gracia y el crecimiento cuando se presenten.

Por ejemplo, una tarde, al ver a mis hijos jugar juntos en el trampolín y darme cuenta de que no se empujaban ni se tiraban del cabello, para variar, ni se saltaban encima, grité: “¡Los amo tanto, chicos! Gracias por jugar con educación”. Ellos sonrieron y se rieron un poco. Más tarde, tuvimos una merienda juntos alrededor de la mesa. Grace, mi hija de cuatro años, me dijo: "Gracias por esta comida, papi". Sonreí. Y pensé en lo contagiosa que es la gratitud. Unas pocas palabras de agradecimiento a mis hijos dieron como resultado algunas palabras de agradecimiento hacia mí. Me recordó pedir a los niños que agradecieran a Dios. Así que juntos oramos para bendecir la mesa.

Practicar la gratitud siendo conscientes de nuestras bendiciones es una excelente manera de estar conectados con Dios durante todo el verano. Descargue una hoja de consejos con tres ideas simples para que las familias practiquen la gratitud en la casa este verano o en cualquier época del año.

Ser una familia de fe - ¡La gratitud es la clave para un gran verano!

Kit de verano de la fe familiar Descargar ahora

Family Faith Summer Kit Download Now

 

 

 

Matt_Halbach

 

Esta publicación es la primera de una serie de tres publicaciones realizadas por el autor invitado, diácono Matthew Halbach, PhD. Él es Director Ejecutivo de Catequesis para William H. Sadlier, Inc. y miembro del Consejo Consultivo Nacional de la USCCB. Obtuvo su doctorado en Catequesis en la Universidad Católica de América en el 2014. Está casado y tiene seis hijos. Como "diácono doctor", el diácono Halbach será un bloguero invitado destacado durante todo el verano en el Blog de Sadlier Religion sobre el tema verano, familia y fe. Suscríbase ahora para ver la segunda y la tercera publicación de esta emocionante serie.