1.800.221.5175
Catechetical Programs
Christ In Us Grades K–6
Parish
School
Bilingual
We Believe, Catholic Identity Grades K–6
Parish
School
Bilingual
We Live Our Faith, Catholic Identity Grades 7–8
English
Bilingual
One Faith, One Lord Grades 7–Adult
English
Bilingual
Our Catholic Faith Grades 4–6
English
Bilingual
God’s Own Making
Grades 4-8
Discovering God
Ages 3–5
Between You and Your Child
English
Spanish
Catechetical Bilingual
Cristo en nosotros
Cursos 1–6
Creemos Identidad católica
Cursos K–6
Vivimos nuestra fe
Cursos 7–8
Nuestra fe católica
Cursos 4–6
Una sola fe, un solo Señor
Cursos 7–Adulto
Entre usted y sus hijos
Cursos K–8
Sacraments Programs
Believe • Celebrate • Live | Bilingual Edition Ages 7–15
Reconciliation Primary
Eucharist Primary
Reconciliation & Eucharist Intermediate
Confirmation Restored Order
Confirmation
We Believe and Celebrate
Baptism
Spanish Edition
Prayer Books
My Reconciliation and Prayer Book, Ages 7–9
Mi Reconciliación y libro de oración, Edades 7–9
My Mass Book, Ages 7–9
Mi libro de la Misa, Edades 7–9
We Believe and Pray, Grades 4–6
We Gather in Prayer Kit
Grades K–Adult
Sacraments Bilingual
Creer • Celebrar • Vivir Edades 7–15
Reconciliación Primaria
Eucaristía Primaria
Reconciliación y Eucaristía Intermedio
Confirmación Restauración del orden sacramental
Confirmación
Creemos y celebramos
Bautismo
Libros de oración
Mi Reconciliación y libro de oración, Edades 7–9
Mi libro de la Misa, Edades 7–9
Lifelong Learning
Bible Resources
The Compass Bible for Catholic Teens
My Big Book of Catholic Bible Stories
YOUCAT: Youth Catechism of the Catholic Church
YOUCAT: Catecismo Joven de la Iglesia Católica
YOUCAT: The Youth Prayer Book
La Biblia católica para jóvenes
Adult Resources
Everything About Parish Ministry I Wish I Had Known
Becoming a Parish of Mercy
The Wounded Body of Christ
Missionary Discipleship
Catechism
Directory for Catechesis (New Edition)
Directory for Catechesis (Spanish New Edition)
The NEW Directory for Catechesis—Highlights and Summaries
Catechism of the Catholic Church 2nd Edition
United States Catholic Catechism for Adults
General Directory for Catechesis
National Directory for Catechesis
SR_Blog_Hero_Spa_Glass_1920x200

Junio 1, 2017 Creemos catequetico- Libros electronicos, SP Catequesis - K-6, SP Catequesis - Secundaria, SP Temas - Santos, SP Recursos - Libros Electronicos, SP PD - Catequetico, SP PD - Familias

Santos católicos para que los niños aprendan este verano

Este verano ayude a los niños a intercambiar sus figuras de acción y superhéroes de TV por héroes de la vida real– ¡los santos! Sus vidas de virtudes, valores, fe y aventuras inspirarán a los niños de por vida.

seis-santos-del-verano

Seis santos del verano

Descargue el exclusivo libro electrónico que presenta las historias de seis santos cuyas festividades son celebradas durante los meses de verano. El texto de este libro electrónico es extraído de las Vidas de los santos de Sadlier en su edición digital. Con la ayuda de este libro electrónico, este verano puede presentar a los estudiantes seis héroes de la vida real e inspirarse en las actividades y debates en clase. Descarga disponible en español y en inglés.

ebook_Seis_santos_del_verano_thumb_750px

Descargar ahora

Download Now

SAN PEDRO APÓSTOL

San Pedro, llamado Simón al nacer, fue un pescador del pueblo de Betsaida en Galilea. Su hermano Andrés también fue un pescador. Un día, mientras los hermanos estaban remendando sus redes de pesca, Jesús los llamó. Jesús dijo: “Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres” (Mateo 4:19). Ambos hermanos dejaron sus redes para convertirse en discípulos de Jesús. Pedro estuvo presente en los eventos más importantes del ministerio de Jesús.

Después de que Jesús resucitó de entre los muertos, Pedro fue uno de los primeros en verlo con vida. El nombre de pila de Pedro era Simón, pero Jesús le dio el nombre de “Pedro”. El nombre significa “roca”. Jesús confió a Pedro una tarea muy especial. Él lo nombró el líder de la Iglesia. Jesús dijo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia” (Mateo 16:18).

Pedro recibió el Espíritu Santo junto a los demás discípulos en Pentecostés. Los dones del Espíritu Santo le permitieron a Pedro llevar a cabo la misión de Jesús de dar testimonio del Evangelio. Él alentó a los primeros cristianos a difundir el mensaje del Evangelio a la gente de todas las naciones. Pedro escuchó a Jesús y aprendió que el mensaje de Jesús fue que Dios nos ama y quiere que lo amemos a Él y a los demás. San Pedro trató de compartir este mensaje incluso cuando era difícil hacerlo.

SANTA ISABEL DE PORTUGAL

¡Santa Isabel fue pariente de reyes, reinas, emperadores y un santo! Ella era la hija del rey y la reina de Aragón, un territorio que ahora forma parte de España. Un abuelo fue el rey de Sicilia y otro fue un emperador. Le dieron el nombre después de su tía abuela, Santa Isabel de Hungría, otra reina que fue una santa. Estas conexiones no garantizaban que ella sería una gran reina o una santa. Ella se convirtió en ambas.

Elizabeth se casó con Dionisio, el rey de Portugal. La pareja gobernó sabiamente y bien. Ellos trabajaron para mejorar la vida de sus súbditos. Proporcionaron educación, justicia y protección de las personas en su reino. Elizabeth supervisó la construcción de hospitales, orfanatos e iglesias. También trabajó entre los pobres y los enfermos, a menudo alimentando o cuidando de ellos. Como resultado, el rey y la reina fueron muy queridos por la gente.

Santa Isabel de Portugal dedicó su vida a mantener la paz en su reino. Ella trató de cambiar las mentes y los corazones de los demás mostrando la alegría que recibió sirviendo a Dios. Ella vio su papel de reina como una oportunidad para compartir el amor y el cuidado de Dios con los demás.

SAN BENITO DE NURSIA

San Benito nació en Nursia, Italia en el año 480 d. C. Él nació en una familia pudiente y creció en Roma. Cuando terminó sus estudios, decidió abandonar la ciudad y vivir una vida dedicada a la oración en las montañas de Subiaco. Aquí, Benito se reunió con un monje llamado Romano cuyo monasterio estaba en un acantilado encima de la cueva en la que Benito estaba viviendo. Él continuó viviendo en la cueva en soledad, pero Romano le ayudó dándole comida y vestido.

Aunque rara vez se comunicaba con el mundo exterior, el pueblo de Subiaco lo respetaba profundamente. Cuando el abad o líder del monasterio falleció, Benito fue la primera opción de la comunidad para su reemplazo. Él aceptó el cargo.

Durante su tiempo en el monasterio, muchas personas empezaron a escuchar sobre la hospitalidad de Benito. Gente procedente de toda Italia viajó a Subiaco para que Benito pudiera guiarlos. Para estas personas, él construyó doce monasterios y colocó doce monjes en cada uno de ellos. Él se hizo cargo de todos ellos, pero vivía en su propio monasterio en soledad. Algunos de estos monasterios eventualmente fueron convertidos en escuelas para niños. Cerca del final de su vida, escribió un libro conocido como su Regla, que es una lista de preceptos para la vida monástica en una comunidad.

La Regla de san Benito es la regla más popular utilizada por las comunidades cristianas de hoy. En su Regla él enseña conceptos importantes como la hospitalidad, la caridad y la importancia de la oración. Si bien no todos eligen una vida monástica como lo hizo san Benito, todos podemos aprender de su ejemplo y dedicarnos a ayudar a los demás.

SANTA CATALINA TEKAKWITHA

Catalina Tekakwitha nació cerca de la ciudad actual de Auriesville, Nueva York. Su madre, una algonquina, era cristiana. Su padre, un líder en su pueblo, el mohawk, no lo era. Cuando la epidemia de viruela azotó a su pueblo, ella perdió a su familia en la epidemia. Catalina fue adoptada por su tío, un jefe Mohawk. Aunque lo desaprobó, él concedió la petición de Catalina para recibir instrucción religiosa de un misionero jesuita.

Después de su bautismo, Catalina fue rechazada por su pueblo y decidió viajar a una misión católica cerca de Montreal, en Canadá. En la misión, Catalina enseñó oraciones a los niños y les contó historias sobre la vida de Jesús. Ella cuidó de los enfermos, recolectó ofrendas para los necesitados y ayudó a los ancianos con sus tareas diarias.

Cuando su vida se hacía difícil, Catalina se volvía a Dios en la oración. Se enfocó en ayudar a los demás, compartiendo historias sobre Jesús y haciendo tareas cotidianas como actos de amor.

SAN IGNACIO DE LOYOLA

Ignacio de Loyola nació en Guipúzcoa, en el norte de España. De niño soñaba en convertirse en un soldado famoso. Como soldado en el ejército español, fue gravemente herido. Durante su larga y dolorosa recuperación leyó la vida de Jesucristo y las vidas de los santos. Estos libros le inspiraron a cambiar sus metas. Él quería dedicar su vida a Jesús. Dedicó muchas horas a la oración y al cuidado de los enfermos. Escribió un libro llamado Ejercicios Espirituales para ayudar a la gente a ser más como Cristo.

Ignacio decidió estudiar para el sacerdocio. Su vida de oración y simplicidad influyó en varios de sus compañeros de estudios. Después de ser ordenados sacerdotes, todos ellos hicieron un voto especial de obediencia al Papa. Se hacían llamar la Sociedad de Jesús y recibieron el reconocimiento oficial como una orden religiosa del papa Pablo III. La Sociedad de Jesús pronto llegó a ser conocida como los jesuitas.

Ignacio fue elegido como primer general de los jesuitas, o líder. Él vio jesuitas empezar escuelas, dirigir retiros basados en los Ejercicios Espirituales y navegar hacia países lejanos como misioneros. Hoy los jesuitas forman la mayor orden religiosa masculina de la Iglesia Católica, y están presentes en casi todos los países del mundo. Los Ejercicios Espirituales que Ignacio escribió hace tantos años, siguen siendo populares hoy en día como una forma de crecer más cerca de Cristo.

SANTA TERESA BENEDICTA DE LA CRUZ

Edith nació en Breslau, Alemania, la menor de once hijos de una familia judía practicante. En 1921, cuando tenía treinta años de edad, Edith leyó la historia de la vida de Santa Teresa de Ávila. Ella terminó el libro en una noche. Creyó que había encontrado la verdad y decidió convertirse al catolicismo. Fue bautizada en 1922. Posteriormente se convirtió en una hermana carmelita y tomó el nombre de Sor Teresa Benedicta de la Cruz. Ella continuó estudiando, enseñando y escribiendo.

Mientras tanto, los nazis estaban llegando al poder en Alemania. Ellos perseguían a los judíos. Cuando ya no era seguro para Edith permanecer en Alemania, la comunidad carmelita la trasladó a Holanda. El poder de los nazis continuó creciendo y Edith fue capturada junto a su hermana Rosa. Fueron llevadas a un campo de prisioneros y las mataron una semana después. Antes de la muerte de Edith, ella trató de consolar a la gente junto a ella, especialmente los niños.

Edith es un ejemplo de coraje en momentos de gran dificultad y dedicación a la verdad, encontrada en Cristo. Ella ayudó y cuidó de aquellos a su alrededor. Estaba dispuesta a morir por y con el pueblo judío. En el momento de su detención, le dijo a su hermana Rosa, “Ven, vayamos por nuestro pueblo”.