Shop Now Login/Register View Quote View Cart
1.800.221.5175
Catechetical Programs
We Believe Catholic Identity, Parish Edition Grades K–6 View Details | Buy Now
We Believe Catholic Identity, School Edition Grades K–6 View Details | Buy Now
We Live Our Faith Catholic Identity Edition Grades 7–8 View Details | Buy Now
Our Catholic Faith Grades 4–6 View Details | Buy Now
One Faith, One Lord Grades 7–Adult View Details | Buy Now
Discovering God Ages 3–5 View Details | Buy Now
God's Own Making Grades 4–8 View Details | Buy Now
Between You and Your Child Grades K–8 View Details | Buy Now
Sacrament Programs
Core
Believe • Celebrate • Live Reconciliation Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Eucharist Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Ages 12–15 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Restored Order Ages 7–9 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Reconciliation and Eucharist Intermediate Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
We Believe and Celebrate Baptism View Details | Buy Now
Supplemental
We Gather in Prayer Kit Grades K–Adult Buy Now
My Reconciliation and Prayer Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
My Mass Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
We Believe and Pray Grades 4–6 View Details | Buy Now
Catechetical Bilingual
Creemos Identidad católica Grades K–6 View Details | Buy Now
Vivimos nuestra fe Grades 7–8 View Details | Buy Now
Nuestra fe catolica Grades 4–6 View Details | Buy Now
Una sola fe, un solo Señor Grades 7–Adult View Details | Buy Now
Entre usted y sus hijos Buy Now
Sacrament Bilingual
Core
Creer • Celebrar • Vivir Reconiliación Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Eucaristia Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación Ages 12–15 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Reconciliación y Eucharisita Intermedio Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación-Restauración del orden sacramental Ages 7–9 View Details | Buy Now
Creemos y celebramos Bautismo View Details | Buy Now
Supplemental
Mi Reconciliación y libro de oración Ages 7–9 View Details | Buy Now
Mi libro de la Misa Ages 7–9 View Details | Buy Now
Lifelong Learning
Bibles
The Compass Bible for Catholic Teens Buy Now
My Big Book of Catholic Bible Stories Buy Now
La Biblia católica para jóvenes Buy Now
Adult Resources
Everything About Parish Ministry I Wish I Had Known Buy Now
Catechism
YOUCAT Youth Catechism of the Catholic Church Buy Now
Catechism of the Catholic Church Buy Now
United States Catholic Catechism for Adults Buy Now
General Directory of Catechesis Buy Now
National Directory of Catechesis Buy Now
YOUCAT: Catecismo Joven de la Iglesia Católica Buy Now
Catecismo Católica de los Estados Unidos para adultos Buy Now
Prayer Books
YOUCAT: The Youth Prayer Book Buy Now
Parent's Guide to Prayer Buy Now
Prayerbook for Catechists Buy Now
Sagrada Biblia: Dios Habla Hoy Buy Now
SR_Blog_Hero_Spa_Glass_1920x200

Junio 18, 2019 SP Catequesis - K-6, SP Catequesis - Secundaria, SP Recursos - Actividades, SP Temas - Santos, SP Sacramentos - Bautismo, SP Temas - Catequesis

Enseñar a los niños católicos sobre Juan el Bautista

En todo lo que hizo Juan el Bautista, él señaló a sus seguidores hacia Cristo en lugar de llamar la atención sobre sí mismo. En este artículo, encontrará información, actividades para imprimir y una oración que se puede compartir en el aula de educación religiosa para enseñar a los niños sobre Juan el Bautista. Descarga disponible en inglés y en español.

ensenar-a-los-ninos-sobre-juan-el-bautista

Fiesta de San Juan el Bautista

El 24 de junio, la Iglesia celebra la solemnidad de la Natividad de san Juan el Bautista. Juan el Bautista era el primo de Jesús, y él bautizó a Jesús en el río Jordán. Juan tuvo una vida simple. Solo se preocupaba por el Reino de Dios y siempre hablaba del amor y la verdad. Es un ejemplo de cómo vivir una vida en Cristo.

Lo que la Biblia nos dice acerca de Juan el Bautista

Los padres de Juan el Bautista fueron Zacarías e Isabel. Isabel era pariente de la madre de Jesús, María. Isabel no tenía hijos, por lo que Zacarías e Isabel rezaban a Dios para que los ayude. Un día, el ángel Gabriel visitó a Isabel y Zacarías y les dijo que tendrían un hijo y que deberían llamarlo Juan. El ángel les dijo que Juan "será grande a los ojos del Señor" (Lucas 1:15).

María visitó a Isabel cuando esta estaba embarazada de Juan. Juan, lleno del Espíritu Santo, saltó de alegría en el vientre de Isabel cuando María saludó a su pariente. Isabel entendió que el hijo que María llevaba iba a ser el Hijo de Dios.

Juan comenzó su ministerio público alrededor de 30 AD. Él habló a las personas sobre el arrepentimiento y les pidió que cambiaran sus vidas, preparándolas para el Mesías. Juan atrajo a grandes multitudes en las cercanías del río Jordán, donde enseñaba acerca de Dios y bautizaba a las personas. Juan bautizó a las personas en el río Jordán como símbolo de conversión. Él les decía, “Yo los bautizo con agua para que se conviertan; pero aquel que viene detrás de mí es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. Él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego” (Mateo 3:11).

“Yo los bautizo con agua para que se conviertan; pero aquel que viene detrás de mí es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. Él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego” (Mateo 3:11)

Cuando Jesús tenía unos 30 años, fue al río Jordán y pidió a Juan que lo bautizara. La respuesta de Juan a Jesús fue: "Soy yo el que tiene necesidad de ser bautizado por ti, ¡y eres tú el que viene a mi encuentro!" (Mateo 3:14). Jesús le dijo a Juan que lo bautizara de todos modos. Cuando lo hizo, los cielos se abrieron y se escuchó la voz de Dios que decía: "Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección" (Mateo 3:17). En el bautismo de Jesús, el Espíritu Santo descendió en él. Esta unción por el Espíritu Santo definió a Jesús como sacerdote, profeta y rey.

Enseñe a los niños sobre el Bautismo

Juan bautizó a las personas en el río Jordán como símbolo de conversión. Él enseñó que Jesús tiene el poder de bautizar con el Espíritu Santo.

Hoy, el Bautismo es el primero de los siete Sacramentos que recibimos como católicos y la base de la vida cristiana. En el Bautismo, nos sumergimos en agua o se vierte agua sobre nuestra cabeza tres veces en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Se nos unge con aceite, recordando la unción de Jesús. Estamos vestidos con una prenda bautismal, que simboliza vestirse en Cristo y recibimos una vela, que significa la luz de Cristo.

El Bautismo es el sacramento en el que nos liberamos del pecado, nos convertimos en hijos de Dios y somos bienvenidos en la Iglesia. Cuando nos bautizamos, compartimos la vida de Dios, llamada gracia. La gracia del Bautismo nos da el poder de vivir y actuar como discípulos de Cristo en el mundo. Al igual que Juan, debemos permitir que el Espíritu Santo nos llene y debemos amar como Jesús amó.

 

La gracia del Bautismo nos da el poder de vivir y actuar como discípulos de Cristo en el mundo.

Descargue la actividad intermedia que invita a los estudiantes a recordar y reflexionar sobre sus propios bautismos. En la Actividad Recuerdo bautismal, los niños recuerdan los detalles de sus Bautismos y piensan en modos de compartir la luz de Cristo cada día.

En la Actividad Recuerdo bautismal, los niños recuerdan los detalles de sus Bautismos y piensan en modos de compartir la luz de Cristo cada día.

Descargar Ahora

Download Now

Lo que nos enseña Juan el Bautista

Juan enseñó a los que lo seguían a recurrir a Cristo. Él llamó a Jesús el "Cordero de Dios" (Juan 1:29). En todo lo que hacía Juan, él dirigía a sus seguidores hacia Cristo en lugar de atraer la atención a sí mismo. En el Evangelio de Juan, leemos que algunos fariseos le preguntaban a Juan: “‘¿Por qué bautizas, entonces, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el profeta?’. Juan respondió: ‘Yo bautizo con agua; pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia’" (Juan 1:25-27). Juan vivió una vida humilde. Podemos adoptar esta misma humildad en nuestras propias vidas. Cuando obramos bien, debemos hacerlo por amor y en nombre de Dios, no para nuestro reconocimiento o ganancia personal.

Después de que él bautizó a Jesús, la popularidad de Juan creció y molestó al rey Herodes. Herodes hizo arrestar y encarcelar a Juan. Pero esto no lo detuvo. Él continuó hablando de Cristo y sobre cómo vivir una buena vida. El ejemplo de Juan nos enseña que a veces tenemos que ir en contra de las ideologías sociales cuando vivimos la vida que Jesús nos enseñó a vivir. Debemos priorizar a Dios, incluso si esto significa que nuestras decisiones puedan no ser populares o aceptadas por la sociedad.

Al conocer sobre la vida de Juan el Bautista, podemos sentirnos inspirados para disfrutar de una vida sencilla y estar agradecidos por lo que Dios nos ha dado. Podemos recordar obrar bien siempre por amor y atraer cualquier atención recibida por estas buenas acciones al mensaje universal de amor de Dios. Podemos tener el poder de priorizar a Dios en todas nuestras decisiones, incluso si estas decisiones no son socialmente populares. Podemos usar el ejemplo de Juan como ayuda para tener la vida que Jesús nos llama a vivir.

Oración de Intercesión

Rece por la intercesión de san Juan el Bautista, para imitar sus virtudes y recordar a todos los que conocemos acerca de Jesús.

Amado Jesús:
 
Nos acercamos hoy a ti, pidiendo tu gracia y bendición,
y la intercesión de tu primo san Juan el Bautista.
 
Te pedimos, Señor Jesús, que con nuestro corazón y todo
nuestro cuerpo te alabemos y bendigamos siempre.
 
Danos la gracia de llevar una vida humilde y sobre todo
confiar en que tu Padre Celestial nunca nos abandona,
sabiendo que siempre está ahí mostrando su generosa providencia.
 
Amado Jesús, reconocemos que muchas veces hemos fallado al amor,
por eso te pedimos perdón, seguros de que eres un Dios de misericordia
que nos da nuevas oportunidades.
 
Te suplicamos que hoy nos llenes nuevamente de la fuerza,
el poder y el amor del Santo Espíritu para que podamos servirte
y a la vez seamos testimonio de tu amor, al igual que Juan el Bautista.
 
Amén.