Shop Now Login/Register View Quote View Cart
1.800.221.5175
Catechetical Programs
Christ In Us, Parish Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
Christ In Us, School Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Believe Catholic Identity, Parish Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Believe Catholic Identity, School Edition Grades K - 6 View Details | Buy Now
We Live Our Faith Catholic Identity Edition Grades 7 - 8 View Details | Buy Now
Our Catholic Faith Grades 4 - 6 View Details | Buy Now
One Faith, One Lord Grades 7 - Adult View Details | Buy Now
Discovering God Ages 3 - 5 View Details | Buy Now
God's Own Making Grades 4 - 8 View Details | Buy Now
Between You and Your Child Grades K - 8 View Details | Buy Now
Sacrament Programs
Core
Believe • Celebrate • Live Reconciliation Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Eucharist Primary Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Ages 12–15 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Confirmation Restored Order Ages 7–9 View Details | Buy Now
Believe • Celebrate • Live Reconciliation and Eucharist Intermediate Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
We Believe and Celebrate Baptism View Details | Buy Now
Supplemental
We Gather in Prayer Kit Grades K–Adult Buy Now
My Reconciliation and Prayer Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
My Mass Book Ages 7–9 View Details | Buy Now
We Believe and Pray Grades 4–6 View Details | Buy Now
Catechetical Bilingual
Creemos Identidad católica Grades K–6 View Details | Buy Now
Vivimos nuestra fe Grades 7–8 View Details | Buy Now
Nuestra fe catolica Grades 4–6 View Details | Buy Now
Una sola fe, un solo Señor Grades 7–Adult View Details | Buy Now
Entre usted y sus hijos Buy Now
Sacrament Bilingual
Core
Creer • Celebrar • Vivir Reconciliación Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Eucaristía Primaria Ages 7 and 8 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación Ages 12–15 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Reconciliación y Eucaristía - Intermedio Ages 9 and 10 View Details | Buy Now
Creer • Celebrar • Vivir Confirmación-Restauración del orden sacramental Ages 7–9 View Details | Buy Now
Creemos y celebramos Bautismo View Details | Buy Now
Supplemental
Mi Reconciliación y libro de oración Ages 7–9 View Details | Buy Now
Mi libro de la Misa Ages 7–9 View Details | Buy Now
Lifelong Learning
Bibles
The Compass Bible for Catholic Teens Buy Now
My Big Book of Catholic Bible Stories Buy Now
La Biblia católica para jóvenes Buy Now
Adult Resources
Everything About Parish Ministry I Wish I Had Known Buy Now
Becoming a Parish of Mercy Buy Now
The Wounded Body of Christ Buy Now
Missionary Discipleship Buy Now
Catechism
YOUCAT Youth Catechism of the Catholic Church Buy Now
Catechism of the Catholic Church Buy Now
United States Catholic Catechism for Adults Buy Now
General Directory of Catechesis Buy Now
National Directory of Catechesis Buy Now
YOUCAT: Catecismo Joven de la Iglesia Católica Buy Now
The NEW Directory for Catechesis–Highlights and Summaries Buy Now
Directory For Catechesis (New Edition) Buy Now
Directory For Catechesis (Spanish New Edition) Buy Now
Prayer Books
YOUCAT: The Youth Prayer Book Buy Now
Parent's Guide to Prayer Buy Now
Prayerbook for Catechists Buy Now
Sagrada Biblia: Dios Habla Hoy Buy Now
SR_Blog_Hero_Spa_Glass_1920x200

Noviembre 2, 2020 SP Catequesis - K-6, SP Catequesis - Secundaria, SP Recursos - Actividades, SP Temas - Santos, SP Temas - Catequesis

Días festivos de octubre: santos católicos para celebrar con los niños

Comparta ejemplos de santidad con los niños y las familias católicas con estas historias de santos cuyas fiestas se celebran en el mes de noviembre. Estos santos inspiradores son amigos de Dios y nuestros modelos a seguir en la fe. Esta publicación incluye biografías breves y actividades complementarias que se pueden imprimir y compartir con los niños y las familias mientras celebran las festividades de noviembre.

dias-festivos-de-noviembre-santos-catolicos-para-celebrar-con-los-ninos

Actividades para imprimir y celebrar los días festivos de noviembre

Estudiar la vida de los santos y las personas santas ayuda a construir la fe familiar e inspira a los niños católicos. Los días festivos son una oportunidad para recordar e inspirarse en la vida de los santos, que son ejemplos de santidad para nosotros actualmente. Los niños y las familias de su programa de educación religiosa católica pueden utilizar las biografías breves y las actividades para imprimir a continuación para celebrar las fiestas populares de los santos en noviembre.

También hemos incluido las biografías y las actividades que se presentan en este artículo en el Kit de recursos Santos católicos y sus festividades en noviembre. Este kit de recursos gratuito se puede descargar y distribuir en su escuela, parroquia u hogar.

El kit incluye biografías y actividades sobre:

  • San Martín de Porres
  • Santa Francisca Javier Cabrini
  • Santa Margarita de Escocia
  • Santa Rosa Filipina Duchesne
  • Santa Cecilia

Días festivos de noviembre- Kit de recursos Santos catolicos y sus festividades en noviembre

Descargar ahora

Download Now

San Martín de Porres

El 3 de noviembre, la Iglesia celebra el día festivo de san Martín de Porres.

Descargue una actividad para celebrar el día festivo de san Martín de Porres. La actividad es una tarea simple de emparejar animales para ayudar a los niños a recordar que el hermano Martín cuidaba especialmente a los animales.

Descargue una actividad para celebrar el dia festivo de san Martin de Porres

Descargar ahora

Download Now

La vida de san Martín de Porres

Martín nació en la ciudad de Lima, Perú, el 9 de diciembre de 1579. En ese momento, Lima era una ciudad relativamente nueva. Francisco Pizarro, un conquistador, la había fundado en 1535. Durante la época de san Martín, Lima fue la principal fuente de riqueza de España. Lima era una rica fuente de depósitos de oro y plata. Toda la riqueza que fue a otras colonias españolas en América del Sur pasó por Perú, y el control español fue fuerte. Sin embargo, esta riqueza tuvo un precio humano. La esclavitud era legal y, si bien hubo levantamientos de los nativos explotados contra el poder colonial de España, fueron rápida y fácilmente reprimidos por las autoridades españolas que se habían apoderado del Perú.

San Martín de Porres era hijo de un noble español y una esclava negra liberada. Cuando el padre de Martín fue nombrado gobernador de Panamá en 1567, dispuso que Martín, a la edad de doce años, fuera aprendiz de barbero. En ese momento, los barberos hacían más que cortar el cabello. Eran los profesionales médicos del momento y Martín aprendió a tratar heridas y fracturas. También aprendió a recetar medicamentos, una educación que había comenzado con su madre, quien era muy conocida como practicante de medicamentos a base de hierbas.

A los dieciséis años, Martín fue aceptado por la orden dominicana como donado, no un miembro de pleno derecho, sino alguien que recibe comida y alojamiento a cambio de trabajo manual. A los veinticuatro años hizo profesión, o compromiso, como hermano laico.

Los dones de Martín fueron muchos. En su comunidad dominicana fue barbero, cirujano, guardián y enfermero con grandes poderes sanadores. Su don espiritual más importante fue que "se aferró a Dios en su alma". Esta fue la fuente de su extraordinaria caridad. La preocupación de Martín también se extendió a los enfermos y necesitados de la ciudad de Lima. Estableció un orfanato y un hospital para expósitos. Distribuyó las limosnas de comida del monasterio a los pobres. Cuidaba de los esclavos que habían sido traídos de África al Perú. Su amor también se extendió a los animales, y se le conoció como el san Francisco de las Américas. En la casa de su hermana, comenzó un refugio para perros y gatos callejeros de Lima. A menudo se le representa con un perro, un gato, un pájaro y ratones a sus pies.

Al mirar la vida de san Martín de Porres recordamos su pobreza, su humildad, sus dones de sanación, su cuidado y preocupación, y su amistad con todos, incluida la más pequeña de las criaturas de Dios.

Se hizo amigo de personas de todos los ámbitos de la vida, incluidos santa Rosa de Lima y san Juan Macías. Murió el 3 de noviembre de 1639. A su muerte fue llevado a la tumba por obispos y nobles, y llorado por ricos y pobres por igual. Ahora la Iglesia honra a Martín como el patrón de la justicia social y las relaciones raciales.

La vida de san Martín de Porres ilustra a la perfección este versículo del que habla el profeta Samuel al elegir al niño pastor David como futuro rey de Israel: "El hombre ve las apariencias, pero Dios ve el corazón" (1 Samuel 16:7).

Al mirar la vida de san Martín de Porres recordamos su pobreza, su humildad, sus dones de sanación, su cuidado y preocupación, y su amistad con todos, incluida la más pequeña de las criaturas de Dios. Recordamos a san Martín de Porres por su gran corazón y su gran amor.

 

Santa Francisca Javier Cabrini

La Iglesia celebra el día festivo de santa Francisca Javier Cabrini el 13 de noviembre.

Descargue y comparta una actividad imprimible para niños católicos con el objetivo de celebrar el día festivo de santa Francisca Javier Cabrini. Esta actividad se remonta a una actividad infantil que Francisca Cabrini solía jugar cuando era niña. Cuando era niña, hacía barcos de papel, les ponía flores y los hacía flotar río abajo. Fingía que las flores eran misioneras y que los barcos las llevaban a China. Se invita a los niños a colorear un bote con flores para representar a los misioneros.

Días festivos de noviembre- Descargue y comparta una actividad imprimible para niños católicos con el objetivo de celebrar el día festivo de santa Francisca Javier Cabrini el 13 de noviembre

Descargar ahora

Download Now

La vida de santa Francisca Javier Cabrini

Francisca Cabrini nació en Italia en el año 1850. Siempre había querido ser misionera, pero su mirada había estado puesta en China y el lejano Oriente. Estudió con las Hijas del Sagrado Corazón y se convirtió en maestra de escuela primaria. Su deseo por la vida religiosa la llevó a solicitar la entrada a dos comunidades diferentes, pero ambas la rechazaron debido a su mala salud.

Su pastor luego le sugirió que se convirtiera en directora de un orfanato para niñas llamado House of Providence (Casa de la providencia). Se desempeñó bien como directora, pero el orfanato cerró unos años después debido a circunstancias fuera de su control.

Francisca no había renunciado a su sueño de convertirse en misionera. Comenzó a hacer planes para su propia comunidad misionera, a la que llamó las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón. Fue una idea revolucionaria. Hasta ese momento, los misioneros católicos siempre habían sido hombres. Después de alguna resistencia, se le permitió fundar esta nueva comunidad de mujeres misioneras y en 1880 se aprobó su Regla de Vida.

Comenzó en Italia y luego, en 1887, fue a Roma para explorar las posibilidades del trabajo misionero en el extranjero. En una audiencia con el papa León XIII, explicó su deseo de hacer trabajo misionero en el lejano Oriente. Tras escuchar atentamente y sopesar lo que ya sabía sobre las pésimas condiciones de los inmigrantes italianos en los Estados Unidos, el Papa tomó su decisión. Le pidió que ministrara a los italianos que habían emigrado a los Estados Unidos y que vivían en "Little Italy" (pequeña Italia), un barrio de inmigrantes italianos en la ciudad de Nueva York. La madre Cabrini aceptó el desafío. Con seis de sus hermanas, emigró hacia los Estados Unidos y luego se convirtió en ciudadana.

El arzobispo de Nueva York había pedido sacerdotes italianos para atender a los nuevos inmigrantes. Cuando llegaron las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón, no las recibió. No había una casa preparada para ellas ni nadie para recibirlas o ayudarlas a adaptarse al caos de la ciudad de Nueva York. En cambio, el arzobispo Corrigan les dijo que tomaran el mismo barco de regreso a Italia. Sin embargo, la madre Cabrini no se dejó disuadir. "Tengo cartas del Papa", dijo. Encontró alojamiento entre los inmigrantes en Little Italy, rogó de puerta en puerta por dinero para ayudarla a comenzar su misión y comenzó a enseñar a los niños, visitar a los enfermos y alimentar a los hambrientos. Otras religiosas las ayudaron, y pronto hicieron que los comerciantes de Little Italy guardaran comida para que ellas comieran y para distribuir a los necesitados.

Como fundadora de escuelas, orfanatos, guarderías y hospitales, la madre Cabrini influyó en las vidas de muchísimos italoamericanos.

Santa Frances Xavier Cabrini dijo "Es él [Jesús] quien hace todo, no nosotros".

El trabajo de la madre Cabrini en Nueva York fue solo el comienzo. Ella y sus hermanas pronto se esparcieron por todo el país, dondequiera que pudieran encontrarse con inmigrantes italianos. Fue a Cincinnati, Pittsburg, Buffalo, Chicago, Saint Louis, Denver, San Francisco, Seattle y Nueva Orleans. Incluso comenzó un ministerio en la prisión, visitando a los presos condenados a muerte y cuidando a sus familiares. También expandió su trabajo a Centroamérica y Argentina. Viajaba a menudo a Italia para supervisar sus casas allí, donde las hermanas fueron capacitadas para su trabajo misionero. El 22 de diciembre de 1917, murió en uno de sus propios hospitales en Chicago. Trabajando hasta el final, había estado envolviendo pequeños paquetes de dulces para regalar a los niños de la escuela parroquial como obsequios navideños.

Como fundadora de escuelas, orfanatos, guarderías y hospitales, la madre Cabrini influyó en las vidas de muchísimos italoamericanos. A través de su testimonio activo y valiente del amor de Dios por los pobres, fortaleció a la Iglesia en América y se ganó la lealtad y la gratitud de generaciones de católicos italianos. La madre Cabrini tenía muy claro que su misión era para los inmigrantes italianos. Los conocía, conocía su idioma, sabía lo que necesitaban. Eran "de los suyos". Este fuerte sentido de misión le dio valor y fortaleza mientras se dedicaba, día tras día, al servicio de los necesitados.

Al "cuidar de los suyos", la madre Cabrini se convirtió en la primera ciudadana naturalizada de los Estados Unidos en ser declarada santa. Se convirtió en la patrona de los inmigrantes de todas las nacionalidades. Nunca perdió de vista sus sueños y su vida es un recordatorio de que, cuando una cosa termina, puede significar simplemente que algo más está comenzando.

 

Santa Margarita de Escocia

La Iglesia celebra el día festivo de santa Margarita de Escocia el 16 de noviembre.

Descargue y comparta una actividad imprimible para niños católicos con el objetivo de celebrar el día festivo de santa Margarita de Escocia. Con esta actividad, los estudiantes celebran el amor de santa Margarita de Escocia por los libros y el aprendizaje.

Descargue y comparta una actividad imprimible para ninos catolicos con el objetivo de celebrar el día festivo de santa Margarita de Escocia el 13 de noviembre

Descargar ahora

Download Now

La vida de santa Margarita de Escocia

Santa Margarita de Escocia nació alrededor del año 1045, fue una princesa inglesa que creció en el exilio en Hungría. Cuando era niña, Margarita desarrolló un gran amor por la lectura y la oración. Aprendió sobre los deberes y los modales que implicaba ser una princesa. También quedó impresionada por la importancia de la práctica de la fe católica en Hungría.

Cuando el padre de Margarita se convirtió en heredero del trono de Inglaterra, la familia regresó a Inglaterra. En ese momento, Eduardo el Confesor gobernaba Inglaterra. Cuando murió el rey Eduardo, el invasor normando Guillermo el Conquistador tomó el trono inglés. La familia de Margarita decidió regresar a un lugar seguro en Hungría. En el camino, una tormenta obligó a la familia a desembarcar en el reino de Escocia, donde el rey Malcolm III les dio la bienvenida y los protegió. Pronto, Margarita y Malcolm se casaron, convirtiendo a Margarita en la reina de Escocia.

Malcolm respetaba a Margarita. Valoraba su ayuda y sus consejos. Aunque Malcolm tenía reputación de guerrero feroz y valiente protector de Escocia, Margarita dirigió su atención a las otras responsabilidades de un rey. Juntos, mejoraron las condiciones de vida dentro del reino y fomentaron el aprendizaje y las artes. La propia Margarita supervisó la construcción de monasterios y se aseguró de que las comunidades tuvieran lo que necesitaban para prosperar. Ella personalmente se ocupó de los pobres y los enfermos. Malcolm la acompañaba a menudo en estas obras de caridad.

 

Santa Margarita de Escocia vio su posición de reina como una oportunidad para ayudar a los demás. Usó sus recursos e influencia para mejorar la vida de su gente.

Margarita también cuidó de sus ocho hijos y supervisó su educación. Sabía que ellos también podrían convertirse en gobernantes y quería que estuvieran preparados para ese honor y esa responsabilidad. La hija de Margarita y Malcolm se casó con el rey de Inglaterra y era conocida como la Buena Reina Maud por su amabilidad con los pobres. Su hijo, David, se convirtió en rey de Escocia y, tras su muerte, fue canonizado como santo.

Santa Margarita de Escocia vio su posición de reina como una oportunidad para ayudar a los demás. Usó sus recursos e influencia para mejorar la vida de su gente. Su ejemplo inspiró a su familia y al pueblo de Escocia para tomar en serio su responsabilidad hacia los demás.

 

Santa Rosa Filipina Duchesne

La Iglesia celebra el día festivo de santa Rosa Filipina Duchesne el 18 de noviembre.

Descargue una actividad imprimible en la que los niños aprenden sobre santa Rosa Filipina Duchesne y completan un divertido crucigrama sobre su vida y su trabajo.

Dias festivos de noviembre- santa rosa filipina duchesne

Descargar ahora

Download Now

La vida de santa Rosa Filipina Duchesne

Rosa Filipina Duchesne nació en una familia numerosa, feliz y acomodada el 29 de agosto de 1769. Fue educada por tutores privados y por las monjas de la Visitación. Le encantaba estudiar Historia. Cuando era adolescente, disfrutaba escuchar las historias de un misionero jesuita visitante y su trabajo entre los nativos americanos de Louisiana. Rosa Filipina comenzó la esperanza de una vida misionera. Entró en el convento de la Visitación local cuando tenía diecisiete años.

La Revolución Francesa comenzó en 1789, cuando Rosa Filipina tenía unos veinte años. La Revolución afectó tanto al gobierno de Francia como a la Iglesia. El rey de Francia, Luis XVI, fue derrocado. Los terrenos y edificios de la iglesia fueron quitados y entregados al estado o a individuos. Persiguieron a los sacerdotes, se prohibieron las comunidades religiosas y las devociones públicas (por ejemplo, el repicar de las campanas de la Iglesia, las procesiones y las exhibiciones públicas de la cruz). En 1798, el ejército francés invadió el Vaticano en Roma. Derrotaron a las tropas papales y tomaron prisionero al papa Pío IV. No fue sino hasta el Concordato de 1801, un acuerdo entre la Iglesia católica y el gobierno de Francia, que la estabilidad volvió a las relaciones entre la Iglesia y el estado francés.

En 1791, antes de que Filipina se convirtiera en monja, la Revolución expulsó a las monjas. Filipina regresó con su familia y comenzó a cuidar a los prisioneros y a educar a los niños. Cuando se firmó el Concordato en 1801, ella y algunas hermanas regresaron al convento de la Visitación vacío y esperaban reanudar la vida religiosa allí, pero este esfuerzo resultó imposible.

 

Luego, Filipina se enteró de una comunidad fundada recientemente por Magdalena Sofía Barat. Ofreció tanto el edificio del convento como a ella misma a la nueva comunidad. Filipina fue admitida en la comunidad en diciembre de 1804 y menos de un año después, hizo su profesión en la Sociedad del Sagrado Corazón.

Rosa Filipina Duchesne nos recuerda que no necesitamos todos los dones del universo para seguir a Cristo. Si usamos los que se nos dan, con amor, eso es suficiente.

La vida misionera de Filipina no comenzó hasta 1818, catorce años después. Filipina y otras cuatro hermanas partieron de Burdeos, Francia, hacia Louisiana el 21 de marzo de 1818. Su primera casa en suelo estadounidense estaba en St. Charles, Missouri. Allí abrieron la primera escuela gratuita para niñas al oeste del río Mississippi. Tanto los maestros como los niños eran bilingües. Hablaban francés, mezclado con criollo e inglés. Después de un año, el obispo trasladó la comunidad a Florissant, más cerca de St. Louis. La casa más grande le dio a Filipina la idea de abrir un noviciado (un lugar para capacitar a las novicias, o principiantes, en la vida religiosa) y el 22 de noviembre de 1820, una joven llamada Mary Layton se convirtió en la primera estadounidense en recibir el hábito de la Sociedad del Sagrado Corazón.

La vida de los pioneros fue dura. Pero Filipina expandió la misión a Nueva Orleans, a St. Louis, y luego regresó para reabrir la primera casa y escuela en St. Charles. Cuando tenía setenta y un años, se fue a vivir a St. Louis. Luego fue enviada a enseñar a los indios Potawatomi en Sugar Creek, Kansas. El idioma potawatomi le era imposible de aprender, así que se dedicó a la oración y al cuidado de los enfermos en lugar de enseñar. La tribu la llamó "Mujer que reza siempre". Los niños se acercaban sigilosamente detrás de ella mientras se arrodillaba en la capilla y tiraban trozos de papel en la parte trasera de su falda. Cuando los niños regresaban una hora después, los trozos de papel estaban intactos.

Después de un año, regresó a St. Charles, donde vivió una vida de gran sencillez y austeridad hasta que murió a los ochenta y tres años. Un sencillo santuario en la capilla del convento donde fue enterrada conmemora su vida.

Como maestra, educadora y fundadora de escuelas, nos recuerda el gran valor de la educación y los sacrificios que puede demandar de nosotros. Habiendo dejado a su familia, su país y sus amigos para enfrentarse a la tierra salvaje de Missouri, mantuvo su objetivo a la vista: las escuelas. Escuelas para niños pobres, escuelas para niñas, escuelas para nativos americanos, escuelas para todos los hijos de Dios. Esa era la necesidad, y ese era su don.

El idioma inglés era difícil para ella y el idioma potawatomi era imposible. Sin embargo, Filipina Duchesne hablaba otro idioma, fácilmente comprensible para todos: el idioma del corazón. Rosa Filipina Duchesne nos recuerda que no necesitamos todos los dones del universo para seguir a Cristo. Si usamos los que se nos dan, con amor, eso es suficiente.

 

Santa Cecilia

La Iglesia celebra el día festivo de santa Cecilia el 22 de noviembre.

Santa Cecilia cantaba cánticos de alabanza a Dios incluso cuando tenía miedo. Cuando participamos en la música y las artes, también podemos alabar a Dios. Descargue una actividad imprimible para recordar a los niños cómo la música puede levantar nuestro corazón y hacernos felices. En esta actividad, se invita a los niños a escribir la letra de una melodía familiar y convertirla en un canto de alabanza como los que cantaba santa Cecilia.

La Iglesia celebra el dia festivo de santa Cecilia el 22 de noviembre

Descargar ahora

Download Now

La vida de santa Cecilia

Aunque se desconocen las fechas de su nacimiento y su muerte, se cree que Cecilia vivió en Roma durante el siglo III.

Durante la época del Imperio Romano, los miembros de la clase alta se llamaban patricios. Ocuparon posiciones de poder en el gobierno y establecieron muchas de las reglas para la vida en la sociedad romana. Las mujeres de familias patricias no podían votar ni ocupar cargos políticos. Muchas decisiones en sus vidas eran tomadas por otros, la más importante era con quién se casarían. Vivían bajo la autoridad de sus padres hasta que se casaban, y luego bajo la autoridad de sus maridos. Sin embargo, tenían cierta influencia debido a la riqueza y posición noble de sus familias. Se esperaba que una mujer patricia se hiciera cargo del hogar y apoyara la carrera de su esposo.

Los padres de Cecilia eran ricos patricios que le prometieron en matrimonio a un joven llamado Valeriano. Cecilia era una cristiana devota, pero Valeriano no era creyente. Aunque Cecilia no quería casarse, obedeció a sus padres. Se dice que, durante la ceremonia de su boda, Cecilia cantó en silencio a Dios y oró por su ayuda y guía. Después de la boda, le explicó a Valeriano que era cristiana. Valeriano estaba confundido y enojado al principio, pero la fe de Cecilia tuvo un profundo impacto tanto en él como en su hermano, Tiburcio. Ambos hombres comenzaron a estudiar la fe cristiana. Fueron bautizados y se unieron a Cecilia en sus obras de caridad.

Santa Cecilia es la patrona de la música por la forma en la que cantó en momentos de gran prueba y sufrimiento durante su vida. La música expresaba su gran amor por Cristo y su gozosa creencia de que Dios la cuidaría.

Cecilia vivió durante una época de persecución en la Iglesia primitiva. Valeriano y Tiburcio fueron arrestados y ejecutados porque no negaron su fe. Después de enterrar a su esposo y a su cuñado, Cecilia continuó practicando su fe abiertamente. Pronto fue arrestada y condenada a muerte. Pidió que sus pertenencias fueran entregadas a los pobres y que su casa se convirtiera en una iglesia después de su muerte. Se dice que mientras moría cantó cánticos de alabanza a Dios.

La historia de santa Cecilia se ha transmitido durante siglos como testimonio de su valentía y dedicación a su fe. Ella es la patrona de la música por la forma en la que cantó en momentos de gran prueba y sufrimiento durante su vida. La música expresaba su gran amor por Cristo y su gozosa creencia de que Dios la cuidaría.

 

En resumen

El amor y las oraciones de los santos por la Iglesia son constantes. Enseñar a los niños sobre los santos brindan ejemplos inspiradores del discipulado y los modelos para vivir su fe. Los niños en los programas de educación religiosa pueden usar las actividades de este artículo en la casa o en el aula para celebrar los días festivos de noviembre.

 

 

 

¿Necesita más ideas?

Santos populares para niños

Si le gustó aprender sobre estos santos, explore los recursos sobre santos de Sadlier para aprender sobre los santos y celebrar sus días festivos durante todo el año.